Hipófisis Z (isla)

Hipófisis Z (isla)
Aventura y zombis en http://www.amazon.es/HIPOFISIS-Z-isla-ebook/dp/B00C8W2AEM

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Odio y sed de venganza

fue lo que sentimos al unísono. Aquellos estúpidos científicos con sus inmaculadas batas blancas, aparecieron de la nada e insultaron la memoria de tantos compañeros y compañeras caídos en la isla, luchando contra los zombis que ellos habían creado con su locura.

Y allí estaban, ante nosotros, con todo su desprecio hacia los militares que nos jugábamos la vida para corregir sus meteduras de pata.

Obramos al unísono y sin decir nada. Los obligamos a entrar en la habitación donde habíamos acorralado a los últimos seres. Oímos sus gritos de desesperación mientras eran atacados por la voracidad insaciable de los zombis.

No sentimos remordimiento alguno. Al contrario, nos dimos la vuelta como si no hubiéramos hecho absolutamente nada. Y volvimos al punto de encuentro, a seguir esperando el último vuelo del helicóptero militar que nos sacara de esta maldita isla.

Éramos el grupo que cerraba la misión, los últimos cinco y nos disponíamos a marcharnos con la mayor tranquilidad.

Pero a alguno se nos olvidó echar el cerrojo de seguridad de la puerta que guardaba el horror ... y al puerta se abrió.

Ahora ya puedo conectar los recuerdos inconexos. Ahora sé lo que sucedió, al menos en las últimas horas que compartí con otros seres realmente vivos y no como estoy ahora mismo.

Además de Campano y Evelyn había otros  militares más, cuyos nombres aún no consigo recordar. Lo que sucedió ya está dicho, sólo añadir que el helicóptero no llegó a aterrizar, lo vi desde donde me refugié.

Una masa de seres asesinos se acercó a su encuentro atraídos por el ruido de los motores, ni siquiera llegó a posarse. Viendo cómo estaba el patio del edificio, volvió a elevarse, sobrevoló varias veces el lugar, como si quisiera comprobar que todo estaba invadido y que no quedaba nadie por rescatar.

Cuando se sintieron convencidos, lanzaron cohetes que impactaron en el patio y en el mismo edificio. Una lluvia de escombros y fuego lo invadió todo, los seres morían abrasados. Sé que huí hacia la Sala de Control.

Estaba herido, pues a pesar de defenderme de mis antiguos compañeros con toda la contundencia que pude, consiguieron alcanzarme y morder mi brazo. Al final cayeron, pero mi herida sangraba. Tengo una mala sensación de ese momento.

Me encerré en la Sala de Control. Recuerdo cómo atranqué las puertas, recuerdo oír los aullidos de los terribles seres, las explosiones, los golpes sobre la puerta.

Y mi mente comienza a nublarse desde que me tiendo sobre una de las camillas que hay en un extremo de la habitación. No sé explicar por qué hay dos camillas en la Sala de Control del edificio principal. Las luces parpadean y mis ojos se cierran, con la mano me aprieto la herida, pero sangra igualmente.

Y me siento perdido ... hasta hoy


domingo, 27 de noviembre de 2011

Mi pierna sangra,

pero no es un sangrado normal, en vez del líquido rojo esperado, expulso una especie de papilla muy poco líquida de color grisáceo, que enseguida se coagula.

Ayer estuve montando en bici otra vez. Volví a recorrer la isla. Se tarda poco y aproveché que salía el sol para adentrarme en los espacios que hay al norte. Estoy preparando un plano, pero no sé dibujar y además, no encuentro cómo incluirlo aquí, en el blog, ni siquiera en el ordenador. Seguro que hay un escáner por ahí, pero no lo encuentro.

Iba pedaleando cuando me enganché con la cadena. No sentí dolor ninguno, ni siquiera me di cuenta. Hasta que noté la humedad en mi bota y miré hacia abajo.

La sensación de humedad me trajo otro recuerdo similar, precisamente me encontraba en uno de estos recintos vallados, iba vestido con un traje muy extraño, totalmente aislado del exterior, a mi lado había varios compañeros. Con unos grandes palos del extremo de los cuales sobresalían unos lazos corredizos, ensartábamos zombis, la herida de la pierna me destilaba también entonces.

A veces pasa, te hieres pero si la herida es pequeña, ni te enteras. Pero ayer el pellizco fue algo más que un rasguño. Sin embargo no lo sentí. Otra prueba más de que ESTOY MUERTO.

Y si es así ¿por qué pienso y razono?, ¿cómo escribo o leo?, ...

Tengo muchas respuestas, pero aún tengo más preguntas.

Otra palabra ha venido a mi mente: "hipófisis". Tendré que investigar qué es.