Hipófisis Z (isla)

Hipófisis Z (isla)
Aventura y zombis en http://www.amazon.es/HIPOFISIS-Z-isla-ebook/dp/B00C8W2AEM

martes, 7 de febrero de 2012

Malditos humanos …

me han tenido desconectado de internet todos estos días. Pensarán que tal vez el aislamiento me afecta. ¡Pero si no soy humano!. Yo no tengo necesidad de comer ni de beber, no tengo que ir al baño, no distinto entre el día y la noche … ¡no saben a lo que se enfrentan!.
Por lo menos he aprovechado el tiempo para entrenar a mis dos hermanitos. No son muy listos y costó mucho que obedecieran, pero creo que al fin nos entendemos a la perfección, de alguna manera nos comunicamos. Y ellos siguen todas mis indicaciones ahora.
He conseguido que tomen un palo como si fuera un arma de defensa o de ataque. Aprovechando la noche, trajimos hasta la Sala, algunos cuerpos que había en el edifico arrasado que debió ser una especie de morgue. Con ellos nos hemos entrenado.
Por el día no salimos, permanecemos con las puertas cerradas, sino estos dos se me escaparían como bobos detrás del ruido de los helicópteros, pero los tengo bajo control. Procuro que no hagan más ruido que el de sus gruñidos y yo también me aguanto sentado contra la puerta, para que no me sorprendan en un descuido y se escapen.
Sé que no puedo engañar a los humanos que nos amenazan, sé que saben que estoy aquí escondido, pero aún no se atreven a descender y atacar, por suerte, porque un ataque suyo me haría temblar. Aún así, mantengo la esperanza de que en caso de ataque, pueda defenderme con la ayuda de mis dos hermanos.
Del resto de cadáveres ninguno es aprovechable pues todos están muertos, verdaderamente muertos, no como nosotros tres.
Ayer oí un ruido nuevo, me asomé sigilosamente y vi que había una lancha dando vueltas alrededor de la isla. Eso me asusta, porque demuestra que poco a poco se van acercando.
No creo que quede mucho para su violento desembarco.