Hipófisis Z (isla)

Hipófisis Z (isla)
Aventura y zombis en http://www.amazon.es/HIPOFISIS-Z-isla-ebook/dp/B00C8W2AEM

lunes, 20 de abril de 2015

Todos mis recuerdos se han unido en una historia, a veces confusa, como mi propia mente, a veces clara, como debería ser, lo sé. Pero ahora todos están reunidos para que el mundo sepa lo que ocurrió en esta isla, antes de ahora, no sé si antes de ayer o hace un mes o un año, posiblemente sólo hará unos días, pero mi cabeza no logra recordar eso.

Todo ocurrió así y así lo he contado:

lunes, 13 de abril de 2015

Ya se acerca el momento, la historia de Pedro Antúnez, qué pasó en la isla antes de la destrucción, pronto saldrá a la luz.

jueves, 14 de marzo de 2013

Últimos días

No tengo conciencia del tiempo que pasa ente un momento y otro. Mi mente es como un hilo sin fin que no distingue.
La luz está encendida, luego la apagan durante un tiempo, creo que tratan de evocar el día y la noche. No sé porqué lo hacen, yo no duermo, no necesito el sueño.
También introducen alimentos por la puerta. Pero se los vuelven a llevar intactos pasadas unas horas. El agua también. Sé que es fruta, o carne, o pescado. Huele muy variado, pero su aroma no me seduce en absoluto.
Sólo una vez probé el líquido rojo que humedecía un plato, me gustó su sabor. Era carne casi cruda, pero no la tomé. Me dio miedo.
Ahora me han dejado un montón de papel en blanco y varios bolígrafos. Creo que quieren que escriba en ellos todo lo que sé o todo lo que recuerdo. Creo que lo haré.
A la cabeza me vienen imágenes y nombres: Urdáriz, Campano, Almudena, Evelyn, …
Me lo tomaré como una terapia, escribiré cuando hay luz e intentaré meditar cuando ésta se va. Incluso puede que tome algo de la carne cruda, si me la vuelven a traer y así creo que me integraré en sus costumbres, tal vez les lleve a tener una cierta comunicación conmigo.
Sí, escribiré todo lo que pasó en la Isla donde me encontraron, al menos  la historia que yo conozco de los tres días que viví allí.
Los últimos tres días de mi anterior vida.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Despertar

Queridos amigos desconocidos, más allá de las límpidas verjas que me acosan, os saludo sin saber cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que estuvimos en comunicación, pero supongo que han sido meses.
Vivo en una habitación inmaculadamente blanca, todo es de leche y el contraste de mi piel se agudiza mire hacia donde mire. Mis ropas también son blancas, aunque no tan asépticas como debieron ser. Los líquidos de mi cuerpo manchan su pureza, quizá quien lo pensó creía que mi parte humana se vería humillada. Pero sé que soy un ser nuevo y que no me comprenden porque su ciencia no les explica por qué estoy aquí. Da igual, lo importante es lo que yo siento. Y yo me siento pleno.
Cuando me detuvieron en la isla, perdí el conocimiento o al menos no recuerdo lo que pasó. Pero es fácil adivinar. Seguro que estoy en algún lugar oculto y sometido a observación y estudio, es lo que yo haría si fuera ellos. No importa.
Me llamo Pedro Antúnez, he recuperado la consciencia y me comunico universalmente por telepatía, soy el primero de una nueva raza que tomará posesión del mundo, los humanos ya son pasado.

sábado, 10 de marzo de 2012

Ha sido devastador

Escuché el ruido de los motores. A continuación explosiones. Enseguida comprendí que estaban bombardeando el edificio que ha sido nuestro refugio hasta ahora. El ordenador parpadeaba continuamente con su mensaje imperecedero “¡rendíos!”, igual que en los últimos días.
He conseguido que el nivel de comunicación con mis hermanos sea fluido, continuo. Así, he preparado una estrategia a sabiendas de que el ataque se iba a producir antes o después. Y que sería un éxito, por supuesto.
Los perros no dejaban de ladrar y a cada ladrido, pedazos de su boca salían disparados hacia el frente, si no actuaban rápido, se iban a deshacer como pasteles golpeados por perdigones.
Al final he tenido que ceder, pero antes, nuestra estrategia ha quedado perfectamente trazada. Los soldados sólo me esperaban a mí, así que saldría solo. No quieren matarme, quieren atrapar al zombi viviente.
Mis hermanos y los perros esperarían agazapados entre los escombros y, en el momento de detenerme, se lanzarían sobre los desprevenidos militares y les derrotaríamos con facilidad. Pero todo ha fallado.
Yo he salido y efectivamente han dejado de disparar desde los helicópteros. Las tropas de tierra han acudido a mi encuentro con toda precaución. Pero cuando iban a salir mis hermanos y los perros, los helicópteros han abierto fuego indiscriminado sobre las últimas ruinas, aplastándolos en su interior.
Mientras me volvía a mirar y la furia se iba apoderando de mí, mis captores se han lanzado sobre mi destrozado cuerpo, me han tirado al suelo y sometido rápidamente, no he podido reaccionar y defenderme.
¿Qué como estoy contándolo? … en contra de lo que supuse, un hermano ha sobrevivido en un pequeño hueco que se ha formado al derrumbarse el edificio. Está atrapado, pero como no necesita nada para vivir, ahí aguantará eternamente hasta que alguien venga a remover los escombros, sea liberado y por fin “coma” algo. Esto que leéis se lo estoy transmitiendo por telepatía, ya os dije que llegamos a dominarla.
Ahora viajo atado y amordazado en un helicóptero, rodeado y vigilado por seres que huelen a sangre roja y fresca. No sé dónde me llevan, pero supongo que será a la civilización. Me haré el herido para que me dejen algo de libertad, pienso aprovechar cualquier oportunidad para intentar morder a los que me rodean y convertir a “la nueva raza” cuantos más vivos mejor.

martes, 21 de febrero de 2012

El miedo es humano …

sin embargo yo no lo soy, pero  he sentido miedo.
Desde hace varios días, un mensaje aparece en mi pantalla:
“Ríndete, sal al exterior a medio día, cuando el sol está más alto y una patrulla se acercará hasta ti. Entrégate y no te haremos nada.
Queremos estudiar tu naturaleza, simplemente. Serás atendido por médicos y trasladado a un lugar seguro. No temas.
Entrégate”
Y así cada cierto tiempo, alternando con palabras como ríndete, … no voy a hacer caso, por supuesto.
Por fin, han venido a buscarme. Ayer escuché ruidos en el exterior. Se acercaron a la puerta y la golpearon, supongo que intentaban forzarla. Pero no hicieron demasiada presión conscientes de que su apertura no consiste en simples embestidas, está blindada.
Mis hermanos comenzaron a gruñir. Seguramente que su aullido no traspasase fuera, en todo caso, pensarían que era yo mismo. Confío en que no descubran su existencia aún.
Al anochecer, como siempre, salimos los tres al exterior. Nada más asomar, unos fieros y enormes perros nos atacaron. Los habían dejado allí para que me hicieran trizas, eran asesinos perfectamente entrenados para no asustarse por nada.
Su ataque debía ser implacable, pero sufrieron un pequeño trastorno emocional al vernos. No sé cómo, pude leer sus pensamientos como si estuviera dialogando en un idioma universal, el mismo con el que me comunico con mis dos congéneres.
Sólo uno de los tres engendros embistió con furia. Sus dientes afilados se clavaron sobre el brazo útil del hermano que estaba a mi lado, que se quedó observándolo con curiosidad. Luego lo tomó del cuello y con fuerza inhumana estrujó su hocico. Una vez liberado, con ambas manos tiró de cada mandíbula y desprendió las quijadas, un baño de sangre y aullidos de dolor del fiero animal determinaron su agonía.
Los otros dos canes se acurrucaron a nuestros pies sometiéndose humillados.
Ahora somos un pequeño ejército de cinco miembros, donde la fuerza y la ausencia de miedo son la característica principal.
Nos entendemos bien. Y la presencia de los perros ha ayudado a mis hermanos a comprender mejor qué debemos hacer.
El miedo es un sentimiento propio de los seres humanos, yo no lo soy, pero lo he sentido. No comprendo nada en absoluto.

martes, 7 de febrero de 2012

Malditos humanos …

me han tenido desconectado de internet todos estos días. Pensarán que tal vez el aislamiento me afecta. ¡Pero si no soy humano!. Yo no tengo necesidad de comer ni de beber, no tengo que ir al baño, no distinto entre el día y la noche … ¡no saben a lo que se enfrentan!.
Por lo menos he aprovechado el tiempo para entrenar a mis dos hermanitos. No son muy listos y costó mucho que obedecieran, pero creo que al fin nos entendemos a la perfección, de alguna manera nos comunicamos. Y ellos siguen todas mis indicaciones ahora.
He conseguido que tomen un palo como si fuera un arma de defensa o de ataque. Aprovechando la noche, trajimos hasta la Sala, algunos cuerpos que había en el edifico arrasado que debió ser una especie de morgue. Con ellos nos hemos entrenado.
Por el día no salimos, permanecemos con las puertas cerradas, sino estos dos se me escaparían como bobos detrás del ruido de los helicópteros, pero los tengo bajo control. Procuro que no hagan más ruido que el de sus gruñidos y yo también me aguanto sentado contra la puerta, para que no me sorprendan en un descuido y se escapen.
Sé que no puedo engañar a los humanos que nos amenazan, sé que saben que estoy aquí escondido, pero aún no se atreven a descender y atacar, por suerte, porque un ataque suyo me haría temblar. Aún así, mantengo la esperanza de que en caso de ataque, pueda defenderme con la ayuda de mis dos hermanos.
Del resto de cadáveres ninguno es aprovechable pues todos están muertos, verdaderamente muertos, no como nosotros tres.
Ayer oí un ruido nuevo, me asomé sigilosamente y vi que había una lancha dando vueltas alrededor de la isla. Eso me asusta, porque demuestra que poco a poco se van acercando.
No creo que quede mucho para su violento desembarco.


sábado, 14 de enero de 2012

Aparecieron de repente los dos

asomando por la puerta, emitiendo unos ruidos guturales muy ambiguos, y a mí no pudo menos que entrarme una profunda alegría. Incluso creo que, de algún modo, solté una carcajada, tal vez fue  soñada o tal vez hasta me escuché.
Estaba volviendo a leer el email recibido, pensando cómo contestar apropiadamente, cuando escuché algo a mi espalda. Me volví y allí estaban los dos soldados que yo había atacado hasta asesinarlos.
Uno iba con la cabeza prácticamente caída, el otro con el pecho abierto. Ambos apenas podían mirar porque los ojos los tenían vueltos. El primero además, no podía enderezar la cabeza así que era muy bueno para vigilar su lateral, si se me permite la broma.
Pero a fin de cuentas eran mi nueva familia, mi única familia. Me miraron y se acercaron venteando el aire, hasta que se convencieron de que yo no era una víctima para ellos, nada podían obtener de mi persona.
Son terriblemente torpes y absurdos. No son capaces de reconocer ningún aparato eléctrico, ni doméstico, ni hacer ninguna manualidad. Se quedan todo el tiempo detrás mío esperando que les indique algo, no necesito hablar, con solo pensar qué quiero, ellos lo hacen. Pero no les pidas más.
Ayer vi sobrevolar nuevamente el helicóptero. Mis hermanos se pusieron nerviosos, muy nerviosos. Y si no llega a ser porque cierro la puerta, hubieran salido como perros ladrando al aparato. Los hubieran acribillado, así que debo protegerlos de su propia inocencia.
Creo que me comprenden. Y creo que podré dominarlos del todo antes de que los soldados vuelvan a intentar una nueva invasión.
Seremos un pequeño ejército, débil, desarmado, así que deberemos usar la poca inteligencia que tengo para ganar la batalla contra las armas de los militares.
Sé que me observan y he desconectado la webcam para que no puedan vernos. Ese es el factor sorpresa, piensan que estoy solo, pero ya somos tres zombis.
Aquí les espero...